La cerveza sin lúpulo, según algunos puristas cerveceros, no es exactamente una cerveza, ya que solo consideran cerveza las que están elaboradas con lúpulo, una planta de la que se extrae la lupulina, y que le da este amargor tan característico, además de ser un conservante y estabilizador.
El lúpulo se empezó a utilizar en la elaboración de la cerveza en el siglo XVI, pero se tiene constancia que se elabora cerveza desde 700 A.C. por lo que es relativamente moderno el lúpulo como componente de la cerveza
La cerveza sin lúpulo, es conocida con el nombre de Gruit o Grut que significa mezcla de hierbas que aromatizan la cerveza.
Antiguamente en la elaboración de alcohol mediante la fermentación de los azúcares de granos malteados, también se utilizaban una amplia variedad de frutas, hierbas y especias, y en lugar de lúpulo se ponían hierbas amargas de diferentes variedades, para dar amargura a la cerveza y así contrarrestar la dulzura.
Algunas de las más importantes hierbas que se utilizaban eran la artemisa, la milenrama, el mirto, el romero, la aquilea, el ajenjo, la hidra, el marrubio, el comino o la salvia, esto dependía de las que se cultivaban en cada zona y cada estilo de cerveza y elaborador, que además incluía otras hierbas, raíces y frutos para dotarlas de aromas y sabores únicos. Cada receta era un secreto celosamente guardado.
Alrededor del siglo XVI en Inglaterra, el término «cerveza» se convirtió en un término oficial para describir las bebidas de malta que usaban lúpulo, específicamente.
Durante un tiempo incluso prohibieron el uso de cualquier cosa que no fuera lúpulo para elaborar cerveza, principalmente por la ley de pureza de la cerveza alemana, Reinheitsgebot, que establecía originalmente que el agua, la cebada y el lúpulo eran los únicos ingredientes que podían usarse en la producción de cerveza.
El lúpulo estaba fuertemente gravado con impuestos y no querían que las fábricas de cerveza trataran de evadir el impuesto.
Ante esta situación así como la religión, que aconsejaba no beber cervezas sin lúpulo ya que algunas hierbas usadas tenían efectos estimulantes e incluso afrodisíacos, y una sustancia sedante como el lúpulo satisfacía la necesidad de un puritano de evitar que la gente se divirtiera.
No fue hasta la década de 1990 que las cervecerías en los Estados Unidos e Inglaterra realmente comenzaron a volver con las cervezas gruit (cervezas sin lúpulo) y en la actualidad, el renacer de las cervezas artesanas en todo el mundo, esta volviendo a valorarse este tipo de bebida.
Incluso en Estados Unidos se celebra desde el año 2013 cada 1 de febrero el Gruit Day, día destinado a rendir homenaje y concienciar a las tradiciones históricas de elaborar cerveza con hierbas y especias en lugar de lúpulo.
Muchas son las personas que cada vez más que por diferentes razones toman cervezas Gruit (alergia al lúpulo, baja cantidad de ibus, conciencia medioambiental (el cultivo del lúpulo requiere una gran cantidad de consumo de agua) o simplemente para disfrutar y probar cosas nuevas.
En España desde el año 2013 llegaron las cervezas belgas Gruut, que en un principio se les cambio el nombre a Gruit para distribuirse por la península ibérica por mera fonética, pero que han vuelto a recuperar su nombre original a Gruut, para unificarse en todo el mundo.
La fábrica de cervezas Ghent Gruut fue fundada en abril de 2009 por Annick De Splenter, una mujer que desde temprana edad se inicio en el mundo de la fermentación y la cerveza. Su pasión por la cerveza empezó desde niña en el seno familiar ya que tanto su madre como su padre, trabajaban en la elaboración de grandes marcas de cerveza, algunas de ellas, Young Pale Ale de Gistel y Dentergems Wit, Liefmans y Lucifer de Dentergem

                                                Annick en su fabrica de cervezas Gruut, su gran pasión

Con sus grandes conocimientos botánicos, esta maestra cervecera consigue crear unas cervezas muy equilibradas, elegantes y redondas. De los 5 tipos de cerveza que elabora 4 de ellos son sin lúpulo.
Gruut Wit:        Cerveza de trigo muy aromática, ligeramente herbácea, suave y redonda
Gruut Blond Cerveza turbia con intensa espuma blanca, fresca, aromas de cereal y cilantro, y notas de cebada
Gruut AmberCerveza intensa, aromática, con un bonito color ámbar oscuro.
Gruut Bruin:    Cerveza aromática y compleja, color marrón castaño con aromas torrefactos y toffee, y un retrogusto de nueces
Creo que es un buen momento para probarlas si todavía no lo has hecho, te sorprenderán gratamente.
Puedes encontrar estas cervezas y muchas más en nuestra tienda online
¡! No solo de lúpulo se nutre la cerveza ¡!
Y si quieres aprovechar aprovechar la cerveza que te sobra, no puedes perderte nuestro post
Cómo aprovechar la cerveza que nos sobra

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y aviso legal y nueva RGPD de 25 de mayo de 2018, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!